jueves, agosto 31, 2006

Más de 23 000 firmas por Cuba

Chomsky alerta sobre el "anexo secreto" del Plan Bush contra Cuba.

  • Luis Eduardo Aute y los poetas reunidos en el Festival Internacional de Struga suscribieron denuncia sobre los planes agresivos de la Casa Blanca contra la Isla

Por Pedro de la Hoz

Cuando apenas han transcurrido tres semanas desde su proclamación, el llamamiento La soberanía de Cuba debe ser respetada se halla respaldado por más de 23 000 personalidades de todos los continentes, muchas de las cuales han argumentado su adhesión por tratarse de un documento que pone de relieve la creciente agresividad de Estados Unidos contra la Isla y la urdimbre de planes secretos para destruir a la nación cubana.
En las últimas horas estamparon sus rúbricas el reconocido cantautor español Luis Eduardo Aute y una docena de participantes en el Festival Internacional de Poesía de la ciudad macedonia de Struga, encabezados por su director, Eftim Klétnikov, y entre los que se hallan Mayrim Cruz-Bernal, una de las más recias voces de la lírica puertorriqueña de nuestros días; y la poetisa e investigadora granadina, Joan Amin-Addo, que ha ganado prestigio por sus estudios sobre la poesía de los afrodescendientes en el Caribe.
Ayer circularon declaraciones del notable lingüista y politólogo norteamericano Noam Chomsky quien fustigó el silencio de Occidente sobre los planes de Estados Unidos contra Cuba, al calificarlos de reflejo de una mentalidad imperial que es imperceptible para quienes padecen esa enfermedad. La idea es totalmente ultrajante, dijo a Prensa Latina Chomsky, quien se refirió a las nuevas amenazas de la Casa Blanca contra la Isla, en las cuales llama la atención un capítulo secreto que hace a algunos sospechar hasta de una posible agresión militar.

miércoles, agosto 30, 2006

Iniciará Cuba inmunización a niños con vacuna pentavalente

A partir del primero de septiembre todos los infantes cubanos serán vacunados contra cinco enfermedades.

Constituye, de hecho, una bofetada en la cara de Bush y sus acólitos que pretenden inmunizar a los niños cubanos cuando "logren el tránsito hacia la democracia en Cuba".


Cuba es el segundo país del mundo, antecedido por Francia, que logra una vacuna para proteger a la niñez contra cinco enfermedades, la cual será aplicada en todo el país a partir del primero de septiembre.
El doctor Miguel Ángel Galindo, jefe del Programa Nacional de Inmunización, manifestó que el país incluirá en el esquema oficial de vacunación del Ministerio de Salud Pública este inmunógeno para combatir la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B y el Haemophilus influenzae tipo B.
Con el nombre comercial de Heberpenta, ese producto biotecnológico, obtenido por científicos cubanos y certificado por el Centro Nacional para el Control Estatal de los Medicamentos, se aplicará a bebés de dos, cuatro y seis meses de nacidos.
El doctor Galindo destacó que con esta vacuna pentavalente, probada de forma experimental en 500 niños de Villa Clara, se evidenció su alta calidad y garantía de protección, mientras se eliminan seis pinchazos al menor (antes eran nueve), así como también molestias y riesgos.
Anunció que esa inmunización se aplicará en los 494 policlínicos del país, donde serán beneficiados unos 50 000 niños en lo que resta de 2006, y precisó que para garantizar la calidad y el cumplimiento de las normas técnicas de la nueva tecnología, se adiestró al personal de Enfermería.
Los Centros de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), de Antígenos Sintéticos, de la Facultad de Química de la Universidad de La Habana, y el Nacional de Biopreparados, entre otros, tuvieron a su cargo la obtención de esta vacuna.
La doctora Verena Muzio, jefa del Departamento de Vacunas del CIGB, destacó que en la etapa de evaluación clínica se demostró la seguridad y eficacia de la pentavalente en más del 95 por ciento de los niños inmunizados.

ANTECEDENTES DEL PLAN BUSH (I)






POR: JORGE LEZCANO PÉREZ






Los antecedentes más cercanos del Plan Bush datan de una fecha tan próxima como la de octubre del 2003, momento en el que el Presidente norteamericano estableció la Comisión de Ayuda a una Cuba Libre, presidida por el entonces secretario de Estado, Collin Powell.
El informe elaborado por dicha Comisión fue presentado a George W. Bush el 6 de mayo del 2004. En tan pomposa ocasión el señor Powell, a pesar de que pretendía ocultar el verdadero objetivo del Plan con edulcoradas palabras, "hacer más fácil la transición de Cuba a la democracia", no lo logró al tener que expresar también sus pretensiones de "ayudar al pueblo cubano y dejar atrás para siempre a Castro y al castrismo. Cualquier régimen sucesor de Castro que perpetúe el control del poder del régimen sería totalmente contrario al compromiso que tiene el hemisferio con la libertad".
Ese mismo propósito sería confirmado inmediatamente por Bush, cuando al recibir el informe declaró: "Es un informe de la Comisión que constituí en mi gobierno para precipitar el día en que Cuba sea un país libre". Aunque su siguiente afirmación es mucho más clara: "Es una estrategia que dice que no estamos esperando el día de la libertad cubana, estamos trabajando por el día de la libertad cubana, encargada, por tanto, para identificar medios adicionales para poner fin rápidamente al régimen de Castro".
Si hurgáramos un poco más en la historia de la política de los Estados Unidos dirigida a destruir la Revolución, nos resultará fácil identificar esos mismos propósitos en la Ley Torrcelli de 1992 y, especialmente, en la Ley Helms-Burton de 1996.
Así, por ejemplo, en la Sección 3 de la Ley Helms-Burton se define que los propósitos de esta Ley son, entre otros: "ayudar al pueblo cubano a recuperar su libertad"... "Proporcionar un marco de política para el apoyo de los Estados Unidos al pueblo cubano a la formación de un gobierno de transición". Mientras que en la Sección 109 se autoriza al Presidente a prestar asistencia y otros tipos de apoyo a personas y organizaciones no gubernamentales independientes a favor de los esfuerzos de democratización en Cuba, incluido... "apoyo a los grupos democráticos y de derechos humanos de Cuba".
No debemos olvidar que antes de que las administraciones de los presidentes William Clinton (demócrata), y George Bush (republicano), decidieran hacer pública la política anexionista de siempre practicada por el imperio contra nuestro país, esta se proyectaba con igual propósito, pero de manera confidencial y secreta.
Así quedó demostrado en el "Programa de Operaciones Encubiertas, aprobado por el Gobierno de Estados Unidos para derrocar al Gobierno cubano, de 16 de marzo de 1960". En él se expone: "(...) Objetivo: El propósito del Programa que se esboza es lograr la sustitución del régimen de Castro por uno que se dedique más a los verdaderos intereses del pueblo cubano y sea más aceptable para los Estados Unidos". "(...) en esencia, el método que se adoptará con vistas a la ejecución de este objetivo será inducir y apoyar en lo posible la acción directa, tanto dentro como fuera de Cuba, por parte de grupos cubanos seleccionados quienes, de acuerdo con lo previsto, pudieran actuar por iniciativa propia". "(...) no se escatimarán esfuerzos para llevarlo a cabo de manera tal que la capacidad de los Estados Unidos para actuar en una crisis aumente de manera progresiva".
Otro tanto se demuestra en el documento oficial suscrito por L. D. Mallory, importante funcionario del Departamento de Estado, el 6 de abril de 1960, donde después de reconocer que "la mayoría de los cubanos apoyan a Castro" y que "no existe una oposición política efectiva", exponía que "el único medio previsible para enajenar el apoyo interno es a través del desencanto y el desaliento, basados en la insatisfacción y las dificultades económicas". "(...) Debe utilizarse prontamente cualquier medio conocible para debilitar la vida económica de Cuba". "(...) una línea de acción que tuviera el mayor impacto es negarle dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salarios reales y monetarios a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno". Este memorando fue aprobado por Roy Rubotton, vicesecretario del Departamento de Estado para Asuntos Interamericanos, con un rotundo Sí que estampó en dicho documento.
Si las afirmaciones que aparecen en estos documentos secretos (desclasificados 25 ó 30 años después) y las medidas previstas en el Capítulo 1 del Plan Bush: "(...) La piedra angular de nuestra política para acelerar y poner fin al régimen de Castro es fortalecer las políticas de apoyo activo a los grupos que respaldamos dentro de Cuba". "(...)Y socavar las estrategias de sucesión del régimen de Fidel Castro a Raúl Castro y más allá", pudieran interpretarse como pura coincidencia, no lo crea, ello obedece, nada más y nada menos que a la política de siempre de las diferentes administraciones norteamericanas, obsesionadas y coherentes, de absorber nuestra nación para convertirla en un estado más del territorio estadounidense.
Muchos historiadores coinciden en señalar como fecha del inicio de esa política anexionista el año 1805, cuando en nota al Ministro de Inglaterra en Washington, el presidente Thomas Jefferson escribió: "En caso de guerra entre Inglaterra y España, los Estados Unidos se apoderarían de Cuba por necesidades estratégicas para la defensa de Louisiana y de la Florida". Posteriormente, en 1823, reiterando sus pretensiones sobre nuestra Isla expresó: "Confieso plenamente haber sido siempre de la opinión que Cuba sería la adición más interesante que pudiera hacerse en nuestro sistema de estados".
En ese propio año (28 abril de 1823) el secretario de Estado, John Quincy Adams (posteriormente Presidente de los Estados Unidos en 1825 y principal exponente de la teoría de la "fruta madura"), enviaba instrucciones escritas al Ministro de Estados Unidos en España en las que expresaba: "Cuando se echa una mirada hacia el curso que tomarán probablemente los acontecimientos en los próximos 50 años, casi es imposible resistir la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensable para la continuación de la Unión y el mantenimiento de su integridad".
Apenas habían transcurrido 22 años de esta descarada declaración anexionista, cuando en el año 1845, el senador Yulec, de Florida, se convierte en el primero en proponer la compra de Cuba, presentándola en forma de proyecto de resolución del Senado de los Estados Unidos. Pero fue acuerdo general, entonces, que no era aquel el momento adecuado para llevar adelante el asunto, y Yulec retiró su proyecto. Pero no pasó mucho tiempo para que tres presidentes norteamericanos retomaran ese proyecto. James Polk, en el propio año de 1848; Franklin Pierce, en 1853; y James Buchanan, en 1857.
En demostración fehaciente de su decisión de llevar adelante su propuesta, James Buchanan desarrolló su campaña electoral a partir de 1854, incorporando la compra de Cuba como principal argumento de su plataforma. En su Manifiesto de Ostende, quedó expresada su propuesta de la manera siguiente: "(...) Los Estados Unidos deben comprar a Cuba por su proximidad a nuestras costas, porque pertenecía naturalmente a ese grupo de estados de los cuales la Unión era la providencial Casa de Maternidad... (...) y porque la Unión no podría nunca gozar de reposo hasta que Cuba estuviese dentro de su frontera".
Muchísimos otros ejemplos, entre ellos la Enmienda Platt, pudieran agregarse para demostrar que los antecedentes del Plan Bush, incluyendo la actual ampliación y su anexo secreto, tienen más de 200 años de enfermiza política anexionista, pero atendiendo a la brevedad de estas líneas nos limitaremos a citar la transcripción del folleto publicado en Washington en 1903 sobre la discusión en el Senado norteamericano dirigida a que se modificara el voto del Senado sobre la Resolución Conjunta presentada por el señor Newland, a la cual dio lectura el Secretario:
"Resolución Conjunta (Resolución Conjunta del Senado, num.15), invitando a Cuba a convertirse en un Estado de la Unión Americana".
"Por cuanto la República de Cuba desea obtener la unión comercial con los Estados Unidos; y
"Por cuanto la mejor unión comercial puede obtenerse por medio de la unión política mediante la admisión de la República de Cuba como un Estado soberano en la Unión: Por tanto,
"Se resuelve, etc.: Que la República de Cuba se invite, como se hace por la presente, a que se convierta en un Estado de los Estados Unidos en términos de igualdad respecto de todos los demás estados de la Unión, y a propósito de esto se hacen las siguientes sugestiones:
"Primera: Que la Isla de Puerto Rico se convierta en un condado o provincia de Cuba y una parte del Estado de Cuba.
"Segunda: Que el Presidente y Vicepresidente de la República de Cuba sean el Gobernador y el Teniente Gobernador, respectivamente, del Estado de Cuba, hasta que sus términos de empleo se venzan, y que todos los demás funcionarios ejecutivos, legislativos y judiciales que en la actualidad ejercen cargos en la República de Cuba, continúen en posesión de ellos en el Estado de Cuba, hasta que se venzan sus términos presentes, con la excepción de los oficiales de la aduana y del correo, quienes serán incorporados al servicio de aduana y postal de los Estados Unidos, y la Guardia Rural, cuyos oficiales y subalternos serán incorporados en el Ejército de los Estados Unidos".



martes, agosto 29, 2006

Estados Unidos: Comisión de la Verdad

katrina puso al desnudo la exclusión económica y racial en estados unidos.
(Tomado de La Jornada)

Resulta paradójico que un mes más tarde de publicar el Informe de la Comisión para la Ayuda a una Cuba Libre (junio, 2006) —en el que se proponen acciones públicas y encubiertas del gobierno de Estados Unidos contra Cuba, que incluyen la subversión interna, profundización del bloqueo económico, intimidación por parte de sus fuerzas armadas y diversos cuerpos de inteligencia e, incluso, la ocupación militar de la Isla para el derrocamiento del régimen socialista, el restablecimiento del capitalismo y la imposición de un sistema electoral basado en el modelo bipartidista de ese país— se dé a conocer el Informe de la Comisión de la Verdad para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales en Estados Unidos (julio, 2006).
Bajo el esquema de comisiones establecidas para juzgar casos como Sudáfrica, El Salvador y otros países que responsabilizan a sus gobiernos de crímenes de lesa humanidad y flagrantes violaciones de los derechos humanos, la Comisión de la Verdad —reunida en Cleveland, Ohio, una de las ciudades más pobres de Estados Unidos—, se integró por delegados nacionales de una amplia gama de organizaciones de la sociedad civil, sindicales, sociales, religiosas, de juristas y derechos humanos, y delegados internacionales pertenecientes a instituciones, redes, organizaciones y expertos en pobreza, salud, desalojo forzado y derechos humanos.
Esta Comisión recibió documentación, testimonios y denuncias emblemáticas de hombres y mujeres pobres blancos y provenientes de diversas minorías nacionales, jóvenes y ancianos, veteranos de Iraq y madres de soldados muertos en esa guerra neocolonial, víctimas del huracán Katrina, desempleados, emigrantes "contra quienes se levantan muros e implantan restricciones mientras se legitima su explotación laboral y humana en condiciones de neo-esclavitud", madres separadas o solteras cuyos hijos son arrebatados por el Estado debido a su precaria condición económica, discapacitados, ciudadanos sin acceso a la salud, entre otros sectores de esa sociedad estadounidense en que se constata —en cifras oficiales— la existencia de millones de personas que viven en la pobreza y pobreza extrema, mientras 45 millones no tienen acceso a servicios de salud.
En el país de la "prosperidad" y el consumo ilimitado de recursos y mercancías, la Comisión de la Verdad llega a la conclusión general de "que sí se violan los derechos humanos, económicos, sociales y culturales en Estados Unidos; que se puede identificar al gobierno federal, a las autoridades legislativas y judiciales, así como a las megaempresas privadas, como las responsables de dichas violaciones; de que tales violaciones en la mayoría de los casos son totalmente prevenibles, y que ante el alarmante cuadro de deterioro observado, es necesario elaborar propuestas".
La Comisión emitió esta conclusión en un contexto internacional que caracterizó por "el claro menosprecio del gobierno de Estados Unidos a respetar las normas de convivencia internacional pacífica y a la soberanía de las naciones... de no querer sujetar su actuación, como la mayoría de las naciones, a instrumentos que eviten la impunidad de los crímenes de guerra y de lesa humanidad, como es el caso de la Corte Penal Internacional; en medio de denuncias de aberrantes abusos, uso de la tortura y sistemáticas violaciones de derechos humanos cometidas por el ejército de Estados Unidos contra cientos de detenidos de distintas nacionalidades en centros de concentración y confinamiento de Guantánamo o Ghraib; en medio de la pública denuncia del uso clandestino de aeropuertos de Europa para que los organismos de inteligencia de Estados Unidos promuevan ilegales operativos de secuestro, retención y traslado de prisioneros por todo el globo terráqueo; finalmente, en medio de la expedición de leyes internas como el Acta Patriótica, que limitan derechos individuales y políticos y legitiman el control de la democracia en su propio territorio por razones de seguridad".
Son estas mismas autoridades de Estados Unidos, identificadas por la Comisión de la Verdad como violadores de los derechos humanos de su propio pueblo, los que pretenden —con un presupuesto de casi 100 millones de dólares y conjuntamente con la "comunidad internacional"—, "ayudar" al pueblo cubano en la "transición democrática", a "responder a sus necesidades humanitarias y sociales críticas", a lograr "elecciones libres y equitativas" (como las "ejemplares" en Iraq o México), a "crear un mercado basado en oportunidades económicas", según se asienta en el capitulado del Informe de la Comisión para la Ayuda a una Cuba Libre.
El pueblo cubano no necesita de la "ayuda desinteresada" del gobierno de Estados Unidos; un gobierno que condena a millones de sus ciudadanos a la guerra permanente, la miseria, el racismo, las drogas, la violencia y la represión. Esa es la realidad candente de la democracia y el American way of life.

Más de 18 mil personalidades del mundo respaldan a Cuba

Más de 18 mil intelectuales y personas de unos 100 países, entre estos nueve Premios Nobel, se sumaron hasta hoy al llamado mundial de rechazo a una posible agresión de Estados Unidos a Cuba.
Bajo el título La soberanía de Cuba debe ser respetada, el manifiesto desató desde su publicación el pasado 7 de agosto una oleada de rúbricas en repulsa a las amenazas cada vez más explícitas de funcionarios norteamericanos contra la isla.
Personalidades, como los Premios Nobel José Saramago, Harold Pinter, Wole Soyinka, Darío Fo y Nadine Gordimer, repudiaron recientes afirmaciones realizadas por el secretario estadounidense de Comercio, Carlos Gutiérrez.
A raíz de la enfermedad sufrida por el presidente Fidel Castro, que lo obligó a delegar temporalmente sus funciones en el primer vicepresidente, Raúl Castro, Gutiérrez dijo que "llegó el momento de una transición hacia la verdadera democracia".
Ante comentarios de este talante, expresaron su rechazo los también Premios Nobel Desmond Tutu, Rigoberta Menchú y Adolfo Pérez Esquivel y Zhores Alfiorov.
Igual desprecio mereció el llamado Plan Bush, que según indicó el Departamento de Estado norteamericano "incluye medidas que permanecen secretas por razones de seguridad nacional y para asegurar su efectiva realización".
Los firmantes fustigan además la "Comisión para una Cuba libre" presidida por la secretaria de Estado Condoleezza Rice.
Teniendo en cuenta la actuación de Estados Unidos en Iraq -subrayan quienes suscriben el manifiesto de La Habana- no es difícil imaginar el carácter de las medidas antes citadas.
Ante la amenaza creciente contra la integridad de una nación, la paz y la seguridad en América Latina y el mundo, exigimos que el gobierno de Estados Unidos respete la soberanía de Cuba, subrayan los intelectuales.
Entre los firmantes vale citar a la directora de la Biblioteca Nacional de España, Rosa Regás (Premio Nadal y Premio Ciudad de Barcelona), y el realizador argentino Jorge Denti, una de las figuras relevantes del cine regional.
Asimismo se han adherido Saúl Landau, uno de los grandes periodistas de Estados Unidos, El escritor ecuatoriano Jorge Enrique Adoum, y el renombrado cantautor argentino Víctor Heredia.
El documento también lleva las rúbricas recientes del escritor y político chileno Volodia Teitelboim, así como la del investigador y crítico literario norteamericano John Beverley, entre otros destacados intelectuales.

domingo, agosto 27, 2006

CUBA AMENAZADA POR EL «ANEXO SECRETO»



Un alto de la tormenta tropical Ernesto para aliarme con el colega argentino Miguel Bonasso

«Sin exagerar el peligro», Raúl Castro advirtió sobre la posibilidad cierta de una agresión militar contra Cuba y pidió a la comunidad internacional que exija a Washington el destape de un «anexo secreto» que complementa el plan de George W. Bush para la «transición a la democracia» en la isla.
Según Raúl Castro, no revelan el contenido de ese anexo «porque es ilegal». Fiel a su costumbre de «no comparecer con frecuencia en público, salvo en los momentos en que se requiera», el dirigente que debió asumir transitoriamente la conducción del estado cubano reveló al diario Gramma que en la madrugada del 1ro. de agosto, «dando cumplimiento a los planes aprobados y firmados desde el 13 de enero del 2005 por el compañero Fidel y después de hacer las consultas establecidas, decidí elevar de manera sustancial nuestra capacidad y disposición combativas, mediante el cumplimiento de las medidas previstas, entre ellas la movilización de varias decenas de miles de reservistas y milicianos».
«No podíamos —subrayó Raúl— descartar el peligro de que alguien se volviera loco, o más loco todavía, dentro del gobierno norteamericano». El hombre que ha conducido durante décadas las Fuerzas Armadas Revolucionarias piensa que el plan intervencionista que Washington denomina «transición» no puede llevarse a cabo sin agresión militar.
Según la retórica imperial, la transición sería hacia «la democracia»; según los cuadros dirigentes de la Revolución Cubana significaría una restauración lisa y llana del capitalismo neocolonial, que no podría ejecutarse sin un descomunal baño de sangre. Desde hace más de una década, pero de manera muy especial en los últimos tres años, los diversos gobiernos de Estados Unidos han pretendido imponer en Cuba una transición «rápida y pacífica hacia la democracia».
Así surgieron las leyes Torricelli y Helms-Burton; así pasó con administraciones tanto republicanas como demócratas; ambas igualmente indiferentes a principios internacionales consagrados como la no intervención y la autodeterminación de los pueblos. Pero esta visión prepotente e ilegal llegó al desborde con el gobierno de George W. Bush.
El 10 de octubre de 2003, Bush jr. anuncia la creación de una «Comisión de Ayuda a una Cuba Libre», porque «el régimen cubano no va a cambiar por su propia iniciativa». El 5 de diciembre de ese año, el entonces secretario adjunto de Estado para Asuntos Hemisféricos, el ultramontano Roger Noriega, establece que la «transición puede ocurrir en cualquier momento y tenemos que estar preparados para actuar de manera decisiva y ágil». En enero del 2004, Otto Reich, un cubano americano de talante troglodítico, afirma que son importantes «los días y aun las horas de la transición».
A esta altura queda claro que para estos personajes la «transición» debe comenzar tan pronto Fidel Castro deje de existir. Así lo dirá sin ambages la secretaria de Estado Condoleezza Rice: «(hay que) prepararse para cuando llegue la Cuba post Castro, la cual será democrática». Para que la propuesta intervencionista no quede en declaraciones, en mayo de 2004 George W. Bush hace público un mamotreto de 458 páginas: el informe de la Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre, donde deja establecido que los Estados Unidos se oponen a la continuación de un gobierno comunista». Y pocos meses después declara: «Creo que el pueblo cubano debería ser liberado del tirano».
Pero el afán colonial alcanza ribetes pornográficos el 28 de julio de 2005, cuando Condoleezza Rice anuncia la designación oficial de un procónsul de la «transición», el señor Caleb McCarry, asesor republicano del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes.
Por último, el 20 de junio último, de manera sigilosa, el Departamento de Estado inserta en su sitio de Internet un documento complementario del Plan Bush, que «descubren» como borrador algunos medios de Miami y empiezan a difundir rápidamente. El 10 de julio, Bush se hace cargo oficialmente del engendro y de su curioso anexo secreto.
El «Anexo secreto» provocó la reacción inmediata de más de doce mil personalidades mundiales de la cultura, la política y los derechos humanos, incluyendo varios Premios Nobel.
El manifiesto de los Doce Mil (que sigue juntando firmas) advierte sobre esta «amenaza contra la integridad de una nación, la paz y la seguridad en América latina y el mundo» y exige que Estados Unidos respete la soberanía de Cuba. Mientras tanto, en Washington, el secretario adjunto para Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon, descartaba en tono sarcástico la vía militar, pero insistía en la «transición» y el procónsul Caleb McCarry, que tiene pleno apoyo de Bush, emplazaba a los cubanos a «elecciones libres y justas» en «no más de 18 meses». Lo cual demuestra que no han sabido leer lo ocurrido en la sociedad cubana en estos dramáticos días de agosto. No leyeron la respetuosa ansiedad por la salud del líder, ni esa forma superior del coraje que es la serenidad, ni la articulación de la comunidad en una disciplina autoasumida. Tampoco parecen haberse percatado de que hay instituciones y el pueblo las respeta.

(Tomado de Página 12)

Ernesto puso a la Isla en fase Informativa

La tormenta tropical Ernesto, aunque todavía anda lejos, tiene a los cubanos y a los pineros en particular ya en tensión. Desde las diez de la mañana de hoy sábado fue decretada la fase Informativa para las provincias de Cienfuegos, Villa Clara, Matanzas, La Habana, Ciudad de La Habana, Pinar del Río y el Municipio Especial Isla de la Juventud.
A partir del programa de Alerta Temprana que se ejecuta en el país como parte de los Planes de Reducción de Desastres existentes en todos los territorios y centros laborales y estudiantiles en los que se recogen el conjunto de medidas a aplicar en cada una de las fases de los diferentes eventos de cualquier tipo que se produzcan,
Todas las entidades de este territorio insular comenzaron a adoptar las primeras medidas y el Consejo de Defensa Municipal con su presidenta al frente, han dado las indicaciones precisas para que cada uno de los grupos de trabajo adopte las decisiones que sean necesarias para preservar las vidas humanas y los medios materiales de todo tipo en las casas de familias y en las entidades.
Un ajetreo caracterizó al Puerto de Nueva Gerona en el día de hoy al desconcentrar los productos que a él arribaron en los últimos días y se aprestan a desarrollar mañana domingo una jornada similar para poner en los lugares adecuados las 260 toneladas de pienso avícola y porcino que arribarán procedente del municipio habanero de Batabanó en las primeras horas de mañana.
Se comenzó la extracción de productos del agro y se realiza la venta a la población en los mercados, se acelera la producción de pan para entregar con adelanto al igual que la leche fluida a los pequeños.
Se prevé en cada demarcación la evacuación de familias que sus casas no dan seguridad, principalmente hacia los domicilios de vecinos o familiares y además en los centros preparados para este fin.
Como parte de la garantía de la seguridad de las vidas humanas se realizará en las primeras horas de la mañana la evacuación de los más de 400 habitantes del sureño poblado de Cocodrilo, antiguo Jackson Bill, y a los más de 800 trabajadores residentes en la Isla que laboran en el polo turístico de Cayo Largo del Sur.
Es posible que al amanecer se produzca un cambio de fase, es decir, de Alerta Ciclónica, en la que quedan suspendidas la transportación marítima y la aérea hasta que se recupere el tiempo.
El parte más actualizado, dado a conocer a las 12:05 am de hoy 27 de agosto poor el Instituto de Meteorología de Cuba es el siguiente:

AVISO DE CICLON TROPICAL No 10 TORMENTA TROPICAL ERNESTO

....Ernesto transita por los mares al Sur de Haití....El Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología mantiene una estrecha vigilancia sobre la evolución y futura trayectoria de la Tormenta Tropical Ernesto. Las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Las Tunas, Camaguey y en especial sus municipios costeros del Sur, así como las zonas montañosas de toda la región oriental, deben de mantenerse atentos por las lluvias intensas que puedan ocurrir y el acercamiento progresivo de este sistema tropical.
Las provincias centrales, occidentales e incluyendo a la Isla de la Juventud deben de estar muy informadas. Durante la noche la Tormenta Tropical Ernesto se ha mantenido con poco cambio; sus vientos máximos sostenidos son de 95 kilómetros por hora, con rachas superiores y su presión central es de 997 hectoPascal.
A la media noche su región central fue estimada en los 16.8 grados de latitud Norte y los 72.9 grados de longitud Oeste, posición que lo sitúa a unos 210 kilómetros al Sursuroeste de Puerto Príncipe, Haití y a unos 431 kilómetros al Estesudeste de Kingston, Jamaica.
La Tormenta Tropical Ernesto se ha estado desplazando con rumbo próximo al Oestenoroeste con una velocidad de traslación de 22 kilómetros por hora.
Se pronostica que en las próximas 12 a 24 horas, Ernesto continuará con igual rumbo y poco cambio en su velocidad de traslación, para desplazarse cerca del Oeste de Haití y por los mares próximos a Jamaica, con posibilidades de alcanzar la categoría de huracán.
El próximo Aviso de Ciclón Tropical sobre la Tormenta Tropical Ernesto se emitirá a las seis de la mañana de hoy domingo.

sábado, agosto 26, 2006

Garantizan continuidad de estudios a todos los pineros

  • Uno de los principales derechos humanos asegurado a todos los cubanos, el Plan Bush quiere hacerlo desaparecer para brindar burdamente “verdaderos servicios de educación” y borrar del mapa los existentes. La matrícula del próximo curso tendrá garantizada los recursos materiales y humanos para su formación.

Contrario a lo formulado por la mafia de Miami y contenido en el “Plan para una ayuda a Cuba” o más conocido como “Plan Bus”, la Revolución en sus 47 años de existencia ha mantenido a la educación de los cubanos como uno de los principales derechos y conquistas del socialismo, el que aún en las precarias condiciones impuestas por el período especial no se renunció y hoy exhibe sus resultados aquí y en otras latitudes.
El venidero curso escolar está a las puertas y existe garantía de continuidad de estudios para todos los estudiantes de este Municipio Especial Isla de la Juventud, atendiendo a las opciones disponibles en los diversos niveles de enseñanza.
Así ocurrirá con los estudiantes egresados de noveno grado que ingresarán en los preuniversitarios internos y los que ingresarán al pre pedagógico.
Importante potencial para asegurar el futuro de la educación constituyen aquí los estudiantes matriculados en la universidad pedagógica Carlos Manuel de Céspedes y en sus sedes municipales, un gran número de ellos habilitados para impartir docencia en las enseñanzas primaria y secundaria.
En el municipio se cumplió con el plan de captación para la formación de maestros previstas para el inicio del venidero curso escolar.
Esta vez la estrategia de la Enseñanza Técnica y Profesional estuvo dirigida a priorizar las especialidades de Economía, Construcción e Informática.
Los Cursos de Superación Integral para jóvenes continúan siendo una significativa opción laboral, pero ante las posibilidades de continuidad de estudios por el sistema tradicional se observa una disminución paulatina de los matriculados por esta vía.
La enseñanza superior arribará a más de 4 000 estudiantes en todas las especialidades comprendidas en las cuatro universidades radicadas aquí y las sedes municipales de Medicina, Cultura Física, la Sede Municipal del Centro Universitario y la Sede Pedagógica.
La matrícula del próximo curso tendrá garantizada los recursos materiales y humanos para su formación.

viernes, agosto 25, 2006

Ernesto ya es depresión tropical


Al mediodía de hoy, la región central de la quinta Depresión Tropical de la actual temporada ciclónica fue estimada en los 13.5 grados de latitud Norte y los 66.6 grados de longitud Oeste, posición que la sitúa a unos 548 kilómetros al Sur de San Juan, Puerto Rico y a 1195 al Estesudeste de Kingston, Jamaica.
La Depresión mantiene vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora con rachas superiores y su presión central es de 1005 hectoPascal. Continúa desplazándose en rumbo próximo al Oeste y su velocidad de traslación es de 24 kilómetros por hora.Se pronostica que en las próximas 12 a 24 horas, este sistema se moverá entre el Oeste y el Oestenoroeste, disminuyendo aún más su velocidad de traslación y con posibilidad de ganar en organización e intensidad para convertirse en una tormenta tropical.
Los temores de que el sistema de tormenta pudiera afectar centros de producción petrolera en el Golfo de México provocaron una alza en los precios del crudo y del gas natural.
Se mantendrá la información acerca de cómo evoluciona este organismo en las próximas horas.
Como parte de las medidas de alerta temprana establecidas por el Centro de Dirección para casos de Catástrofes en Cuba, y las instancias de la Defensa Civil cubana, mantienen las medidas preventivas que en estos casos corresponde aplicar con el propósito de mantener informada a la población y adoptar las medidas necesarias para evitar la pérdida de vidas humanas y materiales.

jueves, agosto 24, 2006

LA SOBERANÍA CUBANA ES ESENCIAL


El intelectual brasileño Frei Betto, uno de las figuras emblemáticas de la teología de la liberación, abogó por la defensa de la soberanía cubana, de un valor incalculable ‘’para quienes luchamos por el socialismo’’, afirmó.
El fraile dominico, quien mantiene con la Isla una larga y entrañable relación, repudió la actitud del gobierno de Estados Unidos y su irrespeto, desde hace más de 40 años, a ese principio esencial.
Como prueba, citó el bloqueo a la nación caribeña y la utilización de la base naval de Guantánamo, mantenida ilegalmente, como cárcel de supuestos terroristas, amén de las frecuentes violaciones del espacio aéreo.
Son muestras palpables -subrayó- de las agresiones de la Casa Blanca a la soberanía de la patria de Martí, lo cual contraviene los postulados de la ONU y todas las normas del derecho internacional.
Articulista de pluma incisiva, con un aval de estudios que abarca disciplinas como la Filosofía, la Teología y la Antropología, Betto suscribió el manifiesto difundido el 7 de agosto en La Habana bajo el título La soberanía de Cuba debe ser respetada.
El documento suma ya una vasta lista de adhesiones, 13 mil 650, que se incrementa a un ritmo sostenido, sin pausas.
Además de nueve Premios Nobel de Literatura, la Paz y otras esferas, engrosan la relación personalidades de las ciencias, la cultura, el activismo social y el deporte de unos 100 países.
Para Betto, la preservación de la soberanía de la isla es algo inestimable, esencial para todos los que luchan por un mundo en cual los bienes sean compartidos y todos tengan derecho a una vida digna.
Respecto al plan Bush, enfilado a una supuesta transición democrática en Cuba, sostuvo que la verdadera transición ocurrió en la Isla en 1959, cuando el país dejó de ser siervo sumiso del imperio para emerger como nación libre y soberana.
Pese a los innumerables intentos de Estados Unidos de violar la soberanía la isla y derrotar a la Revolución, desde 1961 -destacó- sólo ha conocido el fracaso y la resistencia inconmovible de un pueblo que tiene en Fidel Castro su máxima figura de referencia.
Tengo la certeza -aseveró- de que todos los planes son inútiles frente a ese pueblo dispuesto al combate hasta morir en defensa de su Revolución, y cuya unidad y serenidad se puso de manifiesto en estos días en que el Comandante cuida de su salud.

domingo, agosto 20, 2006

ISLA ADENTRO

Por: Rosa Miriam Elizalde

«Hay que ir al centro (de la Isla) siempre, no ponerse

en la orilla a aullar a otra vida mejor o peor de nuestro
mismo mundo.»
Juan Ramón Jiménez.

Juan Ramón Jiménez
le dio a la generación de escritores cubanos que se organizó en torno a la Revista Orígenes, en la década del 30 del Siglo XX, una lección de poesía, que era, también, ética: mirar Isla adentro. «Cuando el mar de una Isla no es solo mar para ir a otra parte, sino para que lo pasee y lo goce, mirando hacia dentro, el cargado de conciencia universal tanto como el satisfecho inconsciente, esa Isla será alta y hondamente poética, no ya para los de fuera sino, sobre todo, para los de dentro», escribió en el prólogo a La poesía cubana en 1936.

Con el mar en el horizonte de la ventana de mi casa y mientras mi vecina riega las arecas del pasillo interior del edificio, me pregunto si los medios internacionales, que tanta atención le prestan a Cuba, verdaderamente han mirado dentro de la Isla. ¿Quién le ha preguntado a ella o a cualquier otra mujer que cada tarde hace la cola del pan e inventa la comida del día, lo que piensa de la salud de Fidel? ¿A cuántos lectores llegaron las palabras de esas personas que cruzan apuradas la calle, para aventurarse en el «camello» después de una dura jornada de trabajo? ¿En qué medios de la llamada «gran prensa» se ha intentado hallar una respuesta desprejuiciada al «traspaso de poderes sin que se haya alterado la vida cotidiana», que todos los corresponsales perciben, como mismo podrían dar fe de que hoy hace un sol espléndido, ideal para irse a la playa?

Me temo que la mayoría de los lectores españoles, por ejemplo, han sido privados, alevosamente, del derecho a escuchar lo que pensamos muchísimos cubanos, y son rehenes de unas pocas opiniones y sus galerías de espejos. No hablo por todos los cubanos, pero camino las calles, sufro las colas y comparto las luces y las sombras de este país como cualquier hijo de vecino, y en estos días no se habla de otra cosa que de Fidel con los amigos, los compañeros de trabajo, los conocidos y desconocidos, y con aquellos que te reconocen como periodista y te interrogan, mirándote a los ojos e intentando buscar más información de la que dices en el periódico.

Hasta el domingo, en que se divulgaron las fotografías de Fidel convaleciente, se vivía un país inusual: la gente hablaba poco y casi en susurros. La Habana, una de las ciudades más ruidosas del planeta, de pronto enmudeció. La bulla cubana, ese lugar común de nuestra idiosincrasia, fue sustituida por el silencio, por una consternación callada, por un repliegue al dolor. La proclama donde se dio a conocer la noticia de la operación de Fidel había dejado a la Isla sin palabras. ¿Por qué? «La gente sabe que Fidel dice siempre la verdad, por dura que sea», comentaba el canciller Felipe Pérez Roque en un documental transmitido por la televisión, que hizo llorar a millones de personas en la noche del do mingo.

Si el Comandante en Jefe advertía que había sido sometido a una operación muy riesgosa y delegaba por primera vez todas sus responsabilidades, nadie dudaba de que su vida corría peligro. Si luego él nos explicaba que su enfermedad pasaría a «secreto de Estado», lo entendíamos perfectamente. Vivir en una Isla sometida al cerco y al morboso examen de los medios, te enseña a comprender y a respetar a un ser humano que no quiere ser sometido al espectáculo, ni expuesto a todas las miradas y a todos los malentendidos.

Por más que nos consideren un monolito —lo mismo para atribuirnos colectiva inconformidad que cobardía generalizada—, nuestro dolor no vino por decreto, ni la angustia que compartíamos estuvo asociada al destino político, como se ha tratado de hacer ver mar afuera, sino a la posibilidad real de que Fidel nos falte físicamente. Solo a quienes no hayan vivido la cotidianidad esencial de la Isla se les puede ocurrir que, en un momento tan dramático, el ciudadano común de este país fuera a preocuparse de otra cosa ajena a la vida de uno de los pocos jefes de Estado profundamente amado por su pueblo.

Solo por eso, las imágenes de celebración en Miami causaron aquí un profundo desprecio. No por estar acostumbrados a este tipo de reacciones, deja de asombrarnos la perfidia y la superficialidad que demuestran. Quien festeja la muerte y disfruta del dolor de los otros, es un sádico, pero quien, además, subestima la relación que tiene un líder como Fidel con los habitantes de su país es un ignorante irresponsable.

El odio, por más que les pese reconocer a quienes levantan polvaredas en torno a la transición o la sucesión —términos, por cierto, acuñados por el Departamento de Estado norteamericano—, solo tiene expresión en los deseos de quienes no han trascendido la orilla de la Isla y no tiene base en signos reales. Como ha ocurrido en otros períodos de riesgos y cargados de amenazas, la Revolución está más sólida que nunca y con un apoyo popular decidido y compacto. Es lo que puede explicar que la palabra «tranquilidad» no la haya puesto en duda ni un grito, ni el roce de una piedra que, como se sabe, cuando tienen lugar en Cuba suelen ser noticia de primera plana, aunque en ese mismo instante estén cayendo bombas «quirúrgicas» en un orfanato de Iraq.

La notoria derechización de los gobiernos de este mundo, la actitud hostil hacia Cuba de Estados Unidos y sus ventrílocuos, y la satanización mediática en torno a la Isla, han hecho concebir a la administración norteamericana, los extremistas de Miami y a buena (o mala) parte de los analistas internacionales, la ilusión de que con la muerte de Fidel caerá inevitablemente el gobierno revolucionario. Ese deseo enfermizo les impide ver qué será Cuba cuando él ya no esté en las tribunas: un país que se parecerá bastante a lo que ahora mismo es.

El poeta cubano Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa de las Américas, lo explicaba de modo insuperable: «Se nos pregunta con frecuencia cómo será nuestro futuro. Pero el futuro no empieza con un hachazo, como tampoco lo hace el alba, según experimentamos quienes hemos contemplado el glorioso espectáculo del amanecer en medio del mar, ni la primavera “que ha venido”, escribió Antonio Machado, “y nadie sabe cómo ha sido”. Hay que ser muy poco perspicaz para no reparar en que nuestro futuro ya ha comenzado cuarenta años después».

Más que en otras circunstancias he sentido un enorme consenso en torno a esta idea de Fernández Retamar. Sin dudas, el futuro ha comenzado hace tiempo, aspirando a cambios, claro que sí, pero dentro de la Revolución y no al margen de ella. En vez de especular, «el cargado de conciencia universal tanto como el satisfecho inconsciente» que intenta descifrar la Isla, debería preguntarse por qué no tiene ningún atractivo para nosotros la famosa noción del pluripartidismo, que movilizó a las sociedades del Este y ha convertido en misioneros de un solo modelo de democracia a tantos opinantes que nos miran siempre por encima del hombro.

Quienes están obsesionados con nuestra «libertad», deberían entender la incongruencia entre esa palabra y el entusiasmo por descalificar, acorralar y humillar a los que vivimos en Cuba. Deberían dar un paso más acá de la orilla y despojarse del fantasma de Franco, que nada tiene que ver con nuestra historia. Deberían respetar nuestros sentimientos. Deberían oírnos. Deberían seguir el consejo de Juan Ramón…

No se queden ahí parados. Entren, por favor, Isla adentro.

Publicado en El Mundo, este sábado 19 de agosto

viernes, agosto 18, 2006

NINGÚN ENEMIGO PODRÁ DERROTARNOS

Principales ideas contenidas en la entrevista realizada al General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en funciones y Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, por el colega Lázaro Barredo, director del periódico Granma.

. Felicito y agradezco, en nombre de todo el pueblo, a los médicos y al resto de las compañeras y compañeros que han atendido a Fidel de forma excelente, con una profesionalidad insuperable y sobre todo, con gran amor y dedicación.

. La extraordinaria naturaleza física y mental del Comandante en Jefe también ha resultado esencial para su recuperación satisfactoria.

. La Proclama nos planteó a todos tareas precisas. Lo principal es dedicarse en cuerpo y alma a cumplirlas. Así lo hemos estado haciendo todos los dirigentes junto al pueblo.

. Aprovecho para agradecer, en nombre del Comnandante en Jefe y de la Dirección del Partido, las incontables muestras de apoyo a la Revolución y a su Proclama, y las manifestaciones de cariño.

. Reina una absoluta tranquilidad en el país. Y algo aún más importante, la actitud serena y decidida que se respira en todas partes.

. Nunca hemos echado en saco roto una amenaza del enemigo. Por consiguiente, dando cumplimiento a los planea aprobados por el compañero Fidel, decidí elevar de manera sustancial nuestra capacidad y disposición combativas, mediante el cumplimiento de las medidas previstas, entre ellas la movilización de varias decenas de miles de reservistas y milicianos, que cumplieron o cumplen en estos momentos un importante ciclo de preparación y cohesión combativas.

. Están gastando sumas millonarias de dinero del contribuyente norteamericano en la teleagresión, para lograr el mismo resultado de siempre: UNA TV QUE NO SE VE.

. Nadie lo dude, mientras permanezcamos como hasta el presente, NINGÚN ENEMIGO PODRÁ DERROTARNOS.

martes, agosto 15, 2006

Más de 10 mil personalidades mundiales defienden soberanía cubana

Total de firmas hasta hoy : 10806

Justo cuando se cumple este lunes una semana de la difusión en La Habana del manifiesto "La soberanía de Cuba debe ser respetada", firmada inicialmente por más de 400 personas de 50 países, la adhesión al documento continúa en diversos lugares del orbe.
El 7 de agosto, el teólogo belga Francois Houtart leyó junto al poeta cubano y presidente de la Casa de las Américas, Roberto Fernández Retamar, el mencionado texto, en el cual se denunciaron las amenazas de Washington a la integridad territorial de la isla.
Los firmantes fustigaron la postura del gobierno de George W. Bush a raíz de una proclama del presidente Fidel Castro al pueblo de Cuba, poco después de ser sometido a una operación quirúrgica.
El 31 de julio, el mandatario informó sobre su estado de salud y delegó con carácter provisional en el primer vicepresidente, Raúl Castro, sus funciones al frente del Estado, el Gobierno, el Partido Comunista y las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
A partir de esa proclama, funcionarios estadounidenses han formulado declaraciones "cada vez más explícitas acerca del futuro inmediato de Cuba", señala el texto firmado por los Nobel de Literatura José Saramago, Nadine Gordimer, Darío Fo y Wole Soyinka.
También lo rubricaron Desmond Tutu, Rigoberta Menchú y Adolfo Pérez Esquivel (Paz) y Zhores Alfiorov (Física), quienes criticaron al secretario estadounidense de Comercio por afirmar que "llegó el momento de una verdadera transición hacia una verdadera democracia".
El dramaturgo británico Harold Pinter se convirtió en el noveno Premio Nobel en respaldar a Cuba, junto a figuras de relieve como los actores Benicio del Toro y Jorge Perugorría, y los escritores Juan Gelman, Mario Benedetti, Frei Betto e Ignacio Ramonet.
Los firmantes también repudiaron declaraciones del vocero de la Casa Blanca, Tony Snow -luego reiteradas por Bush- según las cuales su gobierno estaba "listo y ansioso para otorgar asistencia humanitaria, económica y de otra naturaleza al pueblo de Cuba".
La llamada Comisión para una Cuba libre, presidida por la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, había destacado semanas antes en un informe "la urgencia de trabajar hoy para garantizar que la estrategia de sucesión del régimen de Castro no tenga éxito".
Bush declaró sin reservas que el citado documento era una prueba clara de que en su administración "estamos trabajando activamente por un cambio en Cuba, no simplemente esperando a que ocurra".
Según ha admitido el Departamento de Estado, el plan incluye medidas que permanecerán secretas "por razones de seguridad nacional" y para asegurar su "efectiva realización", lo que induce a pensar en una eventual agresión militar contra la nación caribeña.
El documento de las personalidades apunta que "no es difícil imaginar el carácter de tales medidas y de la "asistencia" anunciada, si se tiene en cuenta la militarización de la política exterior de la actual administración estadounidense y su actuación en Iraq".
Otras firmas de renombre son las de los músicos Manu Chao y Chico Buarque, quienes alertaron en el referido texto la "amenaza creciente" contra la integridad de este país, la paz y la seguridad en América Latina y el mundo.
"Debemos impedir a toda costa una nueva agresión", subrayaron, además, Ramsey Clark, Tomás Borge, James Petras, Piero Gleijeses, Belén Gopequi, Miguel D"Escoto, Eduardo Galeano, Danny Glover, Volodia Teitelboim y Oscar Miemeyer, entre otros.

lunes, agosto 14, 2006

TARDE INOLVIDABLE ENTRE HERMANOS

  • Fidel, Chávez y Raúl dieron rienda suelta a sus corazones para colmar de cariño infinito la tarde del 13 de agosto de 2006, para celebrar el cumpleaños 80 del Comandante de todas las batallas, hecho del palo más duro y robusto de Cuba: EL CAGUAIRÁN.
Como anunció el sábado, al lanzar su candidatura presidencial, Chávez vino a La Habana a festejar el cumpleaños 80 de su hermano Fidel. Raúl lo recibió en el aeropuerto y lo estrechó en el abrazo de un pueblo que le agradece al líder amigo su grandeza humana y actitud solidaria.
Fidel esperó a Chávez en el lecho donde se recupera y compartió con él más de tres horas de emotivo intercambio, anécdotas, risas, fotos, regalos, una frugal merienda y la alegría de una amistad entrañable. "Esta es la mejor de todas las visitas que he hecho en mi vida"— diría el Presidente venezolano, quien admirado por la capacidad de recuperación del Comandante exclamó: "¿Qué ser humano es este? ¿De qué material está hecho? Es, como dicen ustedes, de caguairán".
Chávez le confesó a Fidel que, en aras de sorprenderle, llevaba una semana tratando de pintarle un retrato, pero finalmente desistió en la madrugada del 13, insatisfecho con sus trazos del perfil de la nariz del homenajeado, por lo que prefirió, junto a la taza de la vajilla de Napoleón que atesoraba Bolívar y la daga de El Libertador, traerle un cuadro de José Antonio Quintero, pintor venezolano de las nuevas generaciones.
En compensación, Raúl obsequió al líder
bolivariano un retrato de Fidel hecho en 1959 por el afamado pintor mexicano David Alfaro Siqueiros, el cual estuvo
durante algún tiempo en el despacho del Ministro de las Fuerzas Armadas
Revolucionarias.
Fue una tarde inolvidable, compartida
entre hermanos de sangre y de causa, que trajo fuerzas y aliento nuevos al aguerrido Comandante de mil batallas empeñado en una nueva victoria por la vida

GRÁFICAS DE TRES HORAS INOLVIDABLES







domingo, agosto 13, 2006

ME SIENTO MUY FELIZ, expresó FIDEL


Al arribar a sus 80 años de edad,
el Comandante en Jefe Fidel Castro
envía mensaje alentador sobre su
estado de salud, que ha mejorado
considerablemente. Asegura que
el país marcha perfectamente bien




A TODOS LOS QUE DESEARON MI SALUD, LES PROMETO QUE LUCHARÉ POR ELLA

13 de agosto de 2006 00:18:57 GMT

Queridos compatriotas y amigos de Cuba y del resto del mundo:

Ya hoy día 13 he arribado a los 80 años de edad.
Decir que la estabilidad objetiva ha mejorado considerablemente no es inventar una mentira. Afirmar que el período de recuperación durará poco y que no existe ya riesgo alguno, sería absolutamente incorrecto.
Les sugiero a todos ser optimistas, y a la vez estar siempre listos para enfrentar cualquier noticia adversa.
Al pueblo de Cuba, infinita gratitud por su cariñoso apoyo. El país marcha y seguirá marchando perfectamente bien.
A mis compañeros de lucha, eterna gloria por resistir y vencer al imperio, demostrando que un mundo mejor es posible.
Hoy, 13 de agosto, me siento muy feliz.
A todos los que desearon mi salud, les prometo que lucharé por ella.


OTRAS IMÁGENES ACTUALES DE FIDEL


¡FELICIDADES FIDEL!


Al Comandante de la estirpe mayor, al padre de los cubanos que aman de verdad a su Patria, mi pequeño homenaje en su 80 cumpleaños con una recordación de la inspiración del Che.

UN POCO DE HISTORIA.
De este momento, en que Fidel va a ser liberado de la prisión en México gracias a las gestiones del ex presidente Lázaro Cárdenas, el Che contaría después: Recuerdo que le expuse específicamente mi caso: un extranjero, ilegal en México, con toda una serie de cargos encima. Le dije que no debía de manera alguna pasarse por mí la Revolución, y que podía dejarme, que yo comprendía la situación y que trataría de ir a pelear desde donde me lo mandaran, y que el único esfuerzo debía hacerse para que me enviaran a un país cercano y no a la Argentina. También recuerdo la respuesta tajante de Fidel: “Yo no te abandono”.

CANTO A FIDEL

Vámonos,
Ardiente profeta de la aurora,
Por recónditos senderos inalámbricos
A liberar el verde caimán que tanto amas.
Vámonos,
derrotando afrentas con la frente
plena de martianas estrellas insurrectas,
juremos encontrar el triunfo o encontrar la muerte.
Cuando suene el primer disparo y se despierte
en virginal asombro la manigua entera,
allí, a tu lado, serenos combatientes,
nos tendrás.
Cuando tu voz derrame hacia los cuatro vientos
reforma agraria, justicia, pan, libertad,
allí, a tu lado, con idénticos acentos,
nos tendrás.
Y cuando llegue el final de la jornada
la sanitaria operación contra el tirano,
allí, a tu lado, aguardando la postrer batalla,
nos tendrás.
El día que la fiera se lama el flanco herido
donde el dardo nacionalizador le dé,
allí, a tu lado, con el corazón altivo,
nos tendrás.
No pienses que puedan menguar nuestra entereza
las decoradas pulgas armadas de regalos;
pedimos un fusil, sus balas y una peña.
Nada más.
Y si en nuestro camino se interpone el hierro,
pedimos un sudario de cubanas lágrimas
para que se cubran los guerrilleros huesos
en el tránsito a la historia americana.
Nada más.


Ché Guevara
México, 1956

sábado, agosto 12, 2006

AHÍ ESTÁ FIDEL, SERENO Y SABIO

Por: Antonio Maira

AHÍ ESTÁ FIDEL, sereno y sabio —«culto por antonomasia, y lo que no sabe se lo imagina», dice de él, con definición precisa del conocimiento y de la cultura del dirigente revolucionario, Carlos Poblete Ávila—, enseñando a su pueblo a transitar por su ausencia. Fidel, que simboliza casi perfectamente a Cuba en una doble identificación de ida y vuelta con su pueblo.
Y allí está, arrogante y necio, personalmente nadie, Bush —el emperador intelectualmente desnudo— que no sabe nada ni es capaz de imaginar nada, salvo a Dios hablándole al oído y ordenándole terribles guerras genocidas que enriquezcan todavía más a sus amigos petroleros, proclamando futuros para la Mayor de las Antillas y promoviendo una historia que no va a cumplirse nunca.
Ahí está Cuba, pequeña isla que ha crecido hasta superar a su enemigo, que se ha hecho gigantesca para abrazar a la humanidad, que ha desbordado fronteras y se ha desparramado por el mundo, batallando ideas y solidarizándose con los pueblos. Cuba brújula, Cuba rumbo. Cuba, enorme Cuba.
Y allí están, en Washington y en Miami, la escoria de la Humanidad —inhumanidad plena— que se esfuerza, cada vez más cerca de una primera derrota severa, por dirigir el mundo. Ahí están sus pequeños e infames lacayos, que constituyen el coro necesario del Imperio, alentando la elaboración de sangrientas «listas negras» para amenazar al digno pueblo de Cuba: «Tomaremos nota de los cubanos que no apoyen el proceso de transición», ha dicho Bush y repetido Confiereezza Rice, afilando cuchillos, ante la indiferencia criminal de la «comunidad internacional» que obedece, con indignidad plena, a los EE.UU. Amenaza inútil a un pueblo que lo dará todo para no perder la dignidad y para no convertirse en una colonia estadounidense.
Y allí están también los pocos centenares de «disidentes», equilibristas y negociantes de las palabras, que venden su patria al diablo, que abusan de sus libertades y comercian en dólares su obediencia a la Oficina de Intereses de los EE.UU. en La Habana. Los «disidentes» que se cuidan mucho de expresar con claridad traiciones por otro lado evidentes. Poco riesgo para tanta cámara televisiva y una vida de privilegio. Poco riesgo para los que aplauden el diseño colonial de la Comisión de Asistencia para una Cuba Libre. Poco riesgo para los que alientan el día de los «cuchillos largos» y esperan, neciamente, larga vida bajo el sol del Imperio.
Y más allá están los cómplices del Imperio, la infamia de gesto grave y la infamia de sonrisa amable, que presenta invariablemente una bandeja con la «democracia podrida» del consenso que exige Washington. Son los políticos sin pueblo, los líderes que fabrican la mercocracia de «occidente». Vocean las mismas palabras que Bush pero disimulan su discurso neofascista. Son los países europeos con su «posición común», que solo encuentran una política exterior compartida en la obediencia más servil a los EE.UU. Y Falsimedia, con su ignominia bien repartida entre los que proclaman sin tapujos la necesidad de una Cuba capitalista y colonizada, y los que siguen simulando la existencia de una «transición democrática» que elimine el sistema de participación y movilización política de la Revolución y que imite el indigno, corrupto y vacío mercado político de occidente.
Aquí o allá, en Cuba o en EE.UU., en América Latina o en Europa, está cada cual con sus atributos nobles o infames.
El pueblo de Cuba —sabiéndose pueblo, cuerpo colectivo, pasado e historia, proyecto social para todos, condensando la sabiduría de una guerra continua, triunfante y dura, exigente, sintiendo la dignidad de ser y de decidir, aspirando a una felicidad compartida y buscada, consciente de su valor en el mundo y en la historia, orgulloso de su solidaridad— aprieta los puños, sofoca la angustia y espera. Está —como recordaba en estas páginas Norelys Morales Aguilera— en «algún lugar de Cuba» listo para enfrentar las famosas «medidas secretas» del Imperio que busca una oportunidad para vencer a este pueblo indómito.
Los exiliados de Miami, una pequeña corte para el Bush de la «Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre», tan ridícula como insensata, desvergonzada y clasista, vengativa y fascista, que cacarea sin rubor alguno su traición a Cuba al colocarse servilmente a las órdenes de un Coordinador para la transición nombrado por el Departamento de Estado. Representan a la otra Cuba, la del saqueo brutal y la del pueblo humillado, la que está escrita en el programa que entrega a los Estados Unidos el diseño político y económico de la nueva república plattista y bananera. Una corte indigna que se reserva únicamente el derecho al saqueo y placer de la venganza. Son los grupos ultraderechistas que han festejado con crueldad el encarcelamiento abusivo de los Cinco.
Los pueblos de América Latina que no se privan ya de identificar sus esperanzas con Cuba porque muchos de ellos han sido invadidos por la solidaridad que les han llevado los médicos, los educadores, los ingenieros y los científicos cubanos. Y algunos gobiernos del continente, como Venezuela, que asumirán sin dudarlo la tarea primordial de romper cualquier bloqueo total a la Isla que pueda decretar, contra todo el derecho internacional, el gobierno de los EE.UU.
Las decenas de millones de amigos incondicionales de Cuba y de su Revolución, que desde Argentina, Bolivia, Brasil, Uruguay, Chile, España y muchos otros países, se sienten patriotas cubanos.
El presidente Bush que juega a los «planes secretos» que no son otra cosa que el recurso a todas las guerras posibles, a los instrumentos terroristas de siempre, y «la disposición presidencial de solicitar del Congreso una autorización genérica para la intervención militar cuando el presidente lo considere oportuno». Cuando sea posible... El sueño imperial siempre frustrado de los últimos 46 años. Algo ya previsto en la ley Helms-Burton y que es usado ahora para crear expectativas mundiales de cambio en Cuba.
Y por fin, contemplándolo todo; feliz y satisfecho a su pueblo; irónico y seguro a su principal enemigo; colérico a los traidores sin límite, despreciativo a los cómplices políticos y a los agentes mediáticos del Imperio; Fidel, sereno y sabio.

(Tomado de Insurgente)

FIDEL


En todo el mundo, en voces de alegría se oye un nombre de Cuba que en los labios florece.

Lo alzan quienes trocaron un perenne anochece

por el radiante despertar del día.

El eco de ese nombre que entre los hombres crece

como crecen los días en la costa bravía,

es también porque orienta hacia la exacta vía

del mundo de justicia que ya en Cuba amanece.

Oligarcas del Norte odian todo hombre puro

que luche junto al pueblo en el combate duro,

como fue el de Bolívar, con Martí siempre fiel.

¡Hacer que todos vean la luz cada mañana,

y que todos vivamos en dignidad humana:

tal la heroica epopeya de Cuba con Fidel!

ÁNGEL AUGIER
Premio Nacional de Literatura
Escrito en La Habana, julio, 2006

viernes, agosto 11, 2006

La decisión no es el final del caso

Afirmó en conferencia de prensa vía telefónica Leonard Weinglass, integrante del equipo de la Defensa de los Cinco.


JEAN-GUY ALLARD



"Esa decisión no es el final del caso", subrayó ayer el abogado norteamericano Leonard Weinglass, durante una conferencia de prensa telefónica desde Estados Unidos, al comentar la decisión de la Corte de Atlanta de revocar la sentencia de un panel de tres jueces de esa misma instancia judicial, que reconocía el carácter hostil de Miami como sede de los procedimientos en este caso, ordenaba la realización de un nuevo juicio y les revocaba las condenas impuestas a los Cinco antiterroristas cubanos encarcelados en ese país.

Durante la conferencia, el jurista indicó que todavía quedan nueve temas adicionales pendientes ante el panel original, integrado por tres jueces de esa Corte.

Sin embargo, los defensores de los Cinco pudieran decidir llevar el caso a la Corte Suprema de EE.UU. "Si se hace o no, se decidirá la semana que viene, cuando los seis abogados que trabajan en el caso habrán digerido la opinión de 120 páginas", explicó el prestigioso abogado.

"Si decidimos ir al Supremo tendremos 90 días para perfeccionar nuestra solicitud de apelación. Entonces, el Gobierno (la Fiscalía) podrá responder o no. Y luego tendremos que esperar la decisión de la Corte", precisó.

La opinión emitida por el Onceno Circuito de la Corte de Apelaciones de Atlanta es un documento de 120 páginas, unas 69 de ellas son de la mayoría representada por el juez Wilson y el resto de la minoría, representada por el juez Birch.

"Si decidimos no ir ante la Corte Suprema, la cuestión regresará entonces ante el panel de tres jueces y tendremos que esperar la opinión de este panel para saber cómo debemos proceder para presentar de nuevo estos nueve temas", afirmó Weinglass y apuntó que aún "queda una larga ruta que recorrer en este caso". El jurista neoyorquino confesó que los abogados de la Defensa quedaron "muy decepcionados por la decisión del juez Wilson, un antiguo fiscal federal de la Florida".

LA MAYORÍA IGNORÓ AMBIENTE EN MIAMI

"Tuvimos la sensación, como la tuvo la parte minoritaria, que la opinión mayoritaria ignoró completamente la cuestión del ámbito coercitivo que existió y que ha existido desde hace años en Miami, contra cualquiera que sea asociado al Gobierno de Cuba. Y fue ese ambiente que interfirió y denegó a los acusados un juicio imparcial", insistió Weinglass.

"La Corte no hizo caso a la hostilidad contra Cuba que reina en una ciudad dominada por la mafia cubanoamericana", señaló.

"La mayoría (de los jueces) `blanqueó' la cuestión del ambiente de Miami. Uno puede leer las páginas de su opinión y no encontrará referencia sustancial al perjuicio comunitario que preexiste en Miami contra cualquiera que sea asociado al Gobierno de Cuba",

Weinglass reiteró que los dos jueces, Birch y Kravich, repitieron en el alegato su opinión original de 93 páginas hace un año, acerca de que este caso representa "una perfecta tempestad de perjuicios".

Por su parte Bruce Nestor, ex presidente del Gremio Nacional de Abogados, confirmó que la decisión de la Corte de Atlanta no pone fin al caso, al señalar que "muchas cuestiones legales quedan por ser resueltas".

Esa sentencia no solo deniega justicia a los Cinco, sino que tiene también implicaciones muy profundas para cualquier persona que busque un juicio imparcial en el actual clima político de EE.UU.

Añadió el jurista: "Creo que la decisión da tremendos poderes al Gobierno para levantar causas políticamente motivadas y luego seleccionar un sitio donde los perjuicios y la actitud de la comunidad favorezca al Gobierno y le permita obtener una condena cuando las evidencias no lo admiten".

La Coordinadora del Comité Nacional por la Libertad de los Cinco en territorio estadounidense, Gloria La Riva, reiteró que el 23 de septiembre, representantes de unas 250 organizaciones desarrollarán en Washington una marcha desde el Departamento de Justicia hasta la Casa Blanca, para demandar la liberación de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González.


jueves, agosto 10, 2006

Critica Ricardo Alarcón arbitrariedades contra los Cinco cubanos

Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del Parlamento cubano criticó hoy la decisión judicial estadounidense de mantener en prisión a cinco cubanos presos en Estados Unidos por luchar contra el terrorismo.
La decisión del pleno de la Corte del Onceno Circuito de Atlanta, Georgia, de continuar manteniendo en prisión injustamente a los patriotas cubanos se produjo la víspera, justo a un año de que un panel de tres jueces de esa instancia anulara de forma unánime, el juicio celebrado en Miami hace casi ocho años.
En tal sentido, el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular calificó de "conducta impropia y dolosa al gobierno de Estados Unidos por sus manejos cínicos y sus presiones sobre el tribunal que condenó a los cubanos en Miami".
Al referirse a los pasos judiciales que se darán en contra de la decisión del tribunal de Atlanta, Alarcón puntualizó que tal decisión requiere de un análisis muy cuidadoso y debe de ser consultado con los abogados y sus defendidos, los cinco cubanos presos en ese país.
Denuncio el titular del Parlamento las enormes dificultades que se les crean, por instancias del gobierno norteamericano, a los abogados de los prisioneros cubanos cada vez que intentan entrevistarse con ellos.
El documento de la Corte de Atlanta dedicó casi la mitad de sus 120 páginas a los argumentos de los diez jueces que actuaron en contra de la Defensa y el resto para los dos magistrados -ambos del panel del 9 de agosto de 2005- que reafirmaron sus puntos de vista.
Destacó Alarcón cómo fue multada hoy con 34 mil dólares una iglesia norteamericana por haber visitado a sus similares en Cuba, como parte de la campaña del gobierno del presidente Bush por entorpecer las relaciones entre las instituciones eclesiásticas de ambos países.
También hizo un recuento de todas las arbitrariedades cometidas en el juicio contra los cinco cubanos antiterroristas en Miami, un escenario reiteradamente denunciado como hostil contra todo intento de equidad y justicia.
No obstante -refirió Alarcón- los libelos (prensa) de ese país han publicado que el juicio contra los patriotas de esta Isla tuvo el máximo nivel de equidad y que Miami es una urbe de amplia diversidad.
Refirió igualmente los favorables calificativos de esa prensa respecto "a las medidas extraordinarias de la jueza para conformar un jurado totalmente imparcial en un proceso de selección ejemplar".
El parlamentario criticó los prejuicios del tribunal encargado de juzgar a los cubanos antiterroristas y las enormes presiones gubernamentales a que fueron sometidos para lograr la condena de los prisioneros.
Entre las presiones sicológicas en la selección del jurado mencionó la persecución a los jueces, incluso con cámaras de televisión, la presencia de los familiares de las víctimas de los pilotos de Hermanos al Rescate, la tolerancia de propaganda adversa a los cubanos dentro de la sala del tribunal, entre otros.
Alarcón calificó de cínico los métodos empleados para lograr la condena que finalmente les fueron impuestas a los acusados, cuyo único propósito fue defender su patria de los ataques terroristas gestados en suelo de Estados Unidos.

miércoles, agosto 09, 2006

Declaración de la Comisión Permanente de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República De Cuba

Fuentes militares israelitas han confirmado el arresto del Presidente del Consejo Legislativo Palestino (Cámara Parlamentaria) Sr. Abdelaziz El-Dweik, mientras se encontraba descansando en su hogar en la ciudad de Ramala.
Esa acción del gobierno israelita, constituye una grave violación de las más elementales normas del Derecho Internacional y una ofensa inaceptable para los parlamentos y parlamentarios del Mundo, que observan con estupor esta actitud de irrespeto total a un parlamento elegido soberanamente por su pueblo.
Con ello, se violan los derechos humanos y la legalidad que respaldaron los comicios electorales en ese territorio, hoy bárbaramente agredidos por las tropas sionistas con un saldo conservador de más de 160 personas asesinadas, entre ellos muchos niños y mujeres, así como otras más de 700 gravemente heridas, a lo que se le agrega la destrucción masiva de bienes materiales y la desestabilización del país.
Hacemos un llamado urgente a los parlamentos, parlamentarios del Mundo entero a salir en reclamo del respeto a la integridad física del Sr. Abdelaziz El-Dweik, y a su liberación inmediata junto con los demás miembros del Consejo Legislativo Palestino arrestados el pasado mes de junio.
Ciudad de La Habana, 8 de agosto del 2006

martes, agosto 08, 2006

Aquellos jueces no podían ignorar la verdad

  • Afirma Lan Thompson, de la Asociación Nacional de Juristas de EE.UU. a un año de la decisión de Atlanta.

Por JEAN-GUY ALLARD


La decisión, hace ya un año, de un panel de tres jueces del 11no. Circuito de la Corte de Apelaciones de Atlanta, que anuló la condena de los Cinco por un tribunal de Miami, fue "histórica" y "necesaria", comentó el abogado californiano Ian Thompson, quien representó a la Asociación Nacional de Juristas de EE.UU. en la vista oral del caso ante esa instancia efectuada en marzo del 2004, en Miami.
"Aquellos jueces, frente a las pruebas presentadas, no podían ignorar la verdad ni la injusticia que había sido perpetrada contra estos cinco hombres. La Asociación Nacional de Juristas de EE.UU. a la cual Thompson pertenece, aglutina a cerca de 5000 abogados en ese país.
Los tres jueces anunciaron su veredicto el 9 de agosto del 2005. Sin embargo, los Cinco siguen detenidos en cárceles distintas de EE.UU.
"Fue una opinión jurídica extraordinariamente detallada que enseñó las flagrantes irregularidades en el juicio a los cubanos y también la magnitud del perjuicio causado al Gobierno de Cuba, extensivo a sus partidarios en Miami", dijo Thompson.
"Una parte sustantiva del documento dio cuenta de la larga historia del terrorismo brutal y asesino contra Cuba ejercido desde las propias costas de los EE.UU. con el apoyo del gobierno estadounidense".
"Después de deliberar ampliamente, el trío de jueces indicó exactamente por qué los Cinco no podían recibir un juicio justo en Miami", consideró el abogado californiano.
"Hablaron de la intimidación del jurado, de los prejuicios de los medios de comunicación, de las declaraciones inapropiadas de testigos terroristas de la extrema derecha tales como José Basulto, y otros por el estilo. Todo esto hizo del caso de los Cinco un espectáculo anormal en el momento del juicio. Esto fue difícil de ignorar para los jueces".
El 9 de agosto del 2005, el panel del 11no. Circuito de la Corte de Apelaciones revocó de forma unánime las condenas de los cubanos. La Corte reconoció el derecho de los Cinco a ser juzgados de forma imparcial en un ámbito que no fuera hostil, de conformidad con la Constitución norteamericana.
Varios abogados se mostraron "sorprendidos" y "asombrados" por la decisión del pleno de la Corte de ese circuito que revisó la opinión del panel de tres jueces. "Muy pocas veces se practica una revisión de este tipo", dijo Thompson, quien añadió que la administración de Bush se encontraba "ciertamente molesta" con la decisión que confirmaba lo que los abogados de los encausados habían dicho durante años: los Cinco no podían obtener un juicio imparcial en Miami.
"La opinión de los tres jueces tenía que ser inatacable por la atención que daba a los hechos y detalles del caso", afirma Thompson. "Eran más de 90 páginas que reflejaban sin pasión la situación objetiva que enfrenta el pueblo cubano y al clima de miedo en Miami, alentado por un pequeño grupo de elementos derechistas que domina el discurso público y silencia a los que tienen opiniones distintas sobre Cuba".
"No está claro lo que el 11no. Circuito hará ahora", comenta el abogado. La corte ha escuchado los argumentos orales y cada parte espera una decisión.
"Los hechos del caso no han cambiado, la naturaleza ultrajante de los cargos contra los Cinco no ha cambiado, tampoco ha cambiado el hecho de que se encuentran detenidos injustamente en cárceles de máxima seguridad. Pero lo que sí cambió fue que tres jueces tuvieron una mirada imparcial del caso el año pasado y encontraron el juicio inicial injusto", señaló.
Los tres magistrados opinaron que las condenas tenían que ser revocadas y ordenaron un nuevo juicio. "Aunque esa opinión, legalmente, no puede guiar las deliberaciones del 11no. Circuito, es un factor material en la trayectoria legal del conjunto del caso de los Cinco".
La Asociación Nacional de Juristas de EE.UU. trabaja duro para apoyar el triunfo de la legalidad en la causa, dice Thompson, quien recalca la importancia de su aspecto político.
Subrayó la significación de la marcha que tendrá lugar el 23 de septiembre en Washington, DC, para exigir la liberación de los Cinco y el fin del terrorismo contra Cuba apadrinado por EE.UU. Heidi Boghosian, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Juristas de EE.UU. representará a esa organización en dicha concentración.
La marcha culminará con un foro público a cargo de oradores como Leonard Weinglass, abogado de los Cinco; Francisco Letelier, hijo del ex ministro chileno víctima de la Operación Cóndor; Livio Di Celmo, hermano de Fabio Di Celmo,asesinado por terroristas anticubanos en un hotel de La Habana; Gloria La Riva, coordinadora del Comité Nacional de los Cinco de EE.UU; y Andrés Gómez, coordinador de la Brigada Antonio Maceo, entre otros.
El evento, dijo Thompson, será una gran oportunidad para abogados, activistas y gente progresista a favor de Cuba, de hablar sobre cómo hacer más efectivo el apoyo a la causa de los Cinco y alcanzar un mayor nivel de solidaridad y sensibilización en el seno de Norteamérica.
"Pensamos que es importante involucrarse, para todo el mundo que se preocupa por la justicia", concluyó.
Los Cinco están detenidos en cinco penitenciarios a pesar de la decisión favorable de la Corte de Atlanta y de la decisión del 27 de mayo del 2005 del Grupo de Trabajo sobre las Detenciones Arbitrarias de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, sin acceso a fianza.
El panel de experimentados juristas declaró que el encarcelamiento de Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González era "arbitrario e ilegal".
Una marcha sobre la Casa Blanca
EL 23 de septiembre, el Comité Nacional de los Cinco, de EE.UU. realizará una marcha sobre la Casa Blanca y un importante foro público en Washington "para conmemorar la muerte de las víctimas de 1976 y exigir la libertad de los Cinco".
En septiembre, recuerda un mensaje del Comité, se cumplirán ocho años de la detención de los patriotas cubanos por el FBI. "Desde entonces, los Cinco han permanecido injustamente encarcelados por el `crimen' de haber arriesgado sus vidas para contrarrestar ataques terroristas desde EE.UU. contra Cuba".
Septiembre del 2006 también marca el aniversario 30 del asesinato en Washington de Orlando Letelier y Ronni Moffit, mediante una bomba activada por contrarrevolucionarios cubanos que trabajaban estrechamente con la CIA.
Justo dos semanas después del asesinato de Letelier y Moffit, la misma red terrorista provocó la explosión en pleno vuelo de un avión cubano en Barbados, matando a sus 73 ocupantes, el 6 de octubre de 1976.
"Era para frenar este tipo de horribles ataques que los Cinco —Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González— llegaron al sur de la Florida e infiltraron los grupos terroristas que actúan allá con total impunidad", dice el comunicado del Comité.
Tomado del periódico Granma

lunes, agosto 07, 2006

Tan resistente como el Caguairán

En la región oriental se le llama Caguairán a uno de los árboles de la madera más valiosa, dura y resistente. En la occidental, la misma planta maderable se conoce como Quiebra Hacha por su resistencia.

El Caguairán es incorruptible, compacto, de una dureza extraordinaria, escribió el sabio cubano Tomás Roig en su diccionario botánico. El color es rojo púrpura, con un grano recto, durable y muy consistente.

Alcanza un tamaño de 50 pies de altura y un tronco de 16 pulgadas de diámetro. Las características de este árbol lo convierten en ideal para fabricar obras duraderas.

El Caguairán abunda en el extremo oriental del país y crece en los bosques de tierras calcáreas y montañosas.

Hace unas horas, un amigo, tras compartir con el Comandante e impresionado por su recuperación, nos dijo ¡es un Caguairán!

domingo, agosto 06, 2006

¿QUÉ PASA EN CUBA?



Por: Belén Gopegui

Hace tiempo pensaba que la literatura podría ser útil; leí varios textos sobre esa posible utilidad pero no eran muy precisos. Mientras le sigo dando vueltas a esta cuestión encuentro un modo leve de hacer que la literatura sirva. El hecho de haber escrito novelas ayuda a que, de vez en cuando, me brinden alguna tribuna en los grandes medios de comunicación.
En este caso me piden que hable de Cuba, de la situación en Cuba, de lo que está pasando. Y me digo que tal vez pueda usar esta tribuna para que quienes normalmente no leerían las cosas, «las otras cosas», que se están escribiendo sobre lo que pasa en Cuba, puedan leerlas.
Leer, al menos, unos fragmentos. Tener, al menos, una idea de cómo y en qué términos hablan personas que no están en contra de la Revolución Cubana. Por ejemplo, Néstor Kohan, un joven investigador de la universidad de Buenos Aires, autor de libros sobre Gramsci, Negri, Marx, Mariátegui, ha escrito un texto titulado ¿Y después de Fidel, qué?, en donde dice: «He hablado y me he comunicado con compañeros, con amigos, con familiares. Gente de mi país y también de otros países. (...) Todos y todas esperamos de corazón que el Comandante, el revolucionario, el amigo entrañable de nuestro Che, se recupere de la operación. Que siga siendo el Fidel de siempre. El que molesta, exaspera e incomoda al imperio más poderoso de la tierra. El que horroriza a cuanto millonario anda por el mundo contando sus billetes. (...) El que sigue predicando la rebelión mundial contra las injusticias. El que continúa promoviendo entre los pueblos el empleo de las armas, fundamentalmente las dos más poderosas que se han inventado: las ideas y los libros. (...) ¿Y después de Fidel, qué? Pues, sencillamente, habrá nuevas revoluciones. Al igual que después del Che Guevara, seguiremos luchando en todos los países contra las injusticias y para cambiar el mundo. Seguiremos firmes en la defensa de los ideales revolucionarios que Fidel nos enseñó, nos enseña y nos seguirá enseñando» (www.rebelion.org).
Quien así escribe no habla solo en su nombre, habla en el nombre de multitudes que no salen en los periódicos hasta que un día, a veces, cambian el destino de un país y, acaso, de un continente. ¿Qué dicen en Cuba? Lisandro Otero, autor de novelas como Temporada de ángeles o Pasión de Urbino, escribe: «Fidel Castro ha enseñado a pensar de manera diferente a toda una generación de latinoamericanos y ha conducido a su país por un laberinto de escollos y contradicciones con arrojo y firmeza, logrando crear en una pequeña isla del Caribe, pese a la hostilidad y al cerco estadounidenses, un espacio decoroso donde se puede vivir con dignidad» (www.lajribilla.cu). «¿Vivir con dignidad?», se preguntarán algunos en alusión al escaso salario de los cubanos. Un salario que, no obstante, cubre la vivienda, los gastos fijos de luz, teléfono, etcétera, educación de calidad, salud de calidad. Es cierto que con ese salario no cabe comprar televisiones de plasma y nintendos y circuitos turísticos y viviendas vacías para especular con ellas. ¿Entonces, la dignidad es eso? ¿Comprar? Hay quien piensa que la dignidad es no sentir vergüenza porque tú con dinero puedes pagarle un máster a tu hijo o un medicamento carísimo gracias a que a tu lado alguien no puede hacerlo. Los cubanos y las cubanas viven sin esa vergüenza y es posible que estén dispuestos a morir para que nadie les obligue a renunciar a eso.
¿Qué más dicen en Cuba? Alguien en la calle dijo: «Fidel nos ha enseñado cómo se consiguen las victorias». (...) «Mientras el Comandante convalece los cubanos se están pasando las señas. Es algo inusual y profundo. En lo externo se ha visto en los centros de trabajo y en las cuadras donde los vecinos se están expresando y los argumentos son tan elocuentes y poderosos que no dan margen para pensar que el Plan de Bush y la gusanera desalmada tenga cabida en el corazón de la Isla» (Norelys Morales Aguilera, www.insurgente.org). O también: «Cuando empezaron a leer el comunicado pues imaginen, me preocupó mucho mi papi, silencio largo, ojos aguados (...) Las llamadas telefónicas en mi casa duraron hasta altísimas horas de la noche, incluidas las de algunos de ustedes, que agradezco profundamente. El tema con los vecinos y que oí en la guagua al venir hacia acá era el mismo, la salud de Fidel, aunque mi trayecto es cortito hasta acá vi a la gente seria, muy seria (...)». Es el mensaje enviado por correo electrónico de una cubana, hay muchos así. Muchos mensajes de dentro de la isla para afuera, muchos de fuera de la isla para adentro.
La posmodernidad, recuerdan, fue aquel tiempo en el que se descubrió que no había que creer en las palabras, todas eran huecas, con todas se podía ironizar, todas eran falsas y llenas de dobles sentidos y absurdas. La posmodernidad ha muerto aunque nos enseñó algo útil. En efecto, las palabras por sí solas no significan. Las palabras solo significan en acto.
Fidel pertenece a la vanguardia, al comienzo de una nueva época en la que ya nadie podrá creer jamás en la declaración de un Estado, de un político, de un individuo, en abstracto. Se pedirán acciones. Se querrá ver cuáles son las acciones de quien usa las palabras. ¿Qué pasa en Cuba? Ojalá los grandes medios se preocuparan, no solo en estos días, por saber qué pasa realmente en Cuba; al fin y al cabo, como ha dicho Fidel, el socialismo es la ciencia del ejemplo. (Tomado de El Mundo, España)